domingo, 13 de mayo de 2012

Recomendación: "Quien te ha visto y quien te ve y sombra de lo que eras"  Miguel Hernández.


El tiempo ha cambiado
ya no está ese aroma
del pasado.
Aquel atmosférico beso
no está,
ni aquel esférico latido
que un día giró alrededor
de jóven corazón.
Aquellas estaciones
abandonadas no regresarán
ni tampoco esa tierna sonrisa
que nacía con cada pequeño
gesto.
No volverá el aroma enamorado
que dormía junto a
jóven corazón.
Sin estaciones ni paradas
vagabundo del recuerdo
llora ante el mausoleo
de los sueños perdidos,
llora ante el mausoleo
de cada ilusión arrancada
por la muerte repentina
de aquel corazón,
 ahora adormecido
se encuentra  incompleto.
Y en la plenitud perdida
reside el desconsuelo
y el desconsuelo se refugia
en cada calle, en cada esquina
donde ese nombre fue
amado con tal intensidad
que olvidó su propia
identidad.
Frío.
En frío suelo fueron
construídos los versos,
tiempo perdido
 tiempo otorgado a la
falsedad de un desconocido.
Fuiste mausoleo bajo altos
cipreses de tantos sentimientos
de tantos momentos cobijados
por innato egoísmo victimista
de tu pasado.
Fuiste...
Tan solo fuiste sombra perdida
en un mausoleo levantado
con tu forzado engaño.
Perdida en un amor callado
las estaciones no paran,
el aroma perdido
viste los ojos
de perpetuas lágrimas.
Esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario