lunes, 11 de junio de 2012


Tristeza fue creer
lo que sádicas
palabras pintaron
en ese balcón
donde los lamentos
fueron convertidos
en esperanzadores
sueños.
Tristeza fue haberte
conocido.
Tristeza fue el conocimiento
de la falsedad de una
malquerencia.
Tristeza fue besar
fríos labios
que tan solo
mintieron.
Tristeza fue amar
más de lo debido
a quien no mereció
ni un simple guiño.
Tristeza fue morir
por creer en un
amor infinito
y que ese amor
caminase
hacia lugares
tan desconocidos
que en estas solitarias
noches el corazón
nada entre oleajes
furiosos.
Tristeza, tú serás
tristeza hasta
que las lápidas
encierren el
último silencio.
Tristeza es
encontrar heridas,
besar el suelo
del olvido
y que aún sigas
tu camino.
Ese frío camino
simulacro de vida
donde pierdes el
alma en brazos
desconocidos.
Fuiste, eres, serás
tristeza de olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario