viernes, 13 de julio de 2012

Parte del alma
 fue perdida
 en aquellas cartas
 cuyo destino,
 el egoísta cajón
de ingrato recuerdo
fue reducido a cenizas.
Sobrevive el amor
entre apagadas llamas
perpetuando el dolor
en desértica mirada.
Perdura agónica
respiración en
su lejano rostro.
Los labios no han
vuelto a ser besados,
viven en constante
espera.
Labios repudiados,
labios vendidos por
otros labios que te
hablarán de dulces
realidades.
Desconocidos labios
que no te amarán eternamente
como lo harán mis labios.
Hoy con ese nuevo golpe
en el estómago el
amor ha sido ahogado.
Corren las lágrimas
a través del sentimiento
sosteniendo la
debilidad de un
cuerpo apagado.
Antiguo mundo
ante perdido
universo.
Antiguo mundo
difuminado
en la muerte sembrada
por esas manos.
Esas, tus manos
quienes rompieron
este cielo.
Solitaria soledad se
acuesta en tu cama
pintando el autoengaño.
Hoy rompiendo el último
pedazo de corazón
te condenaste a morir
en cerrado tiempo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario