viernes, 31 de agosto de 2012

Box top- The letter
Cartas guardadas
acumulan las cenizas,
guardan el polvo de
aquello que fuimos
y no volveremos a ser.
Cartas que valen más
por lo que callaron que
por lo que pudieron
decir si hubieses
dado voz a mis
palabras.
Y las palabras en su
máxima pobreza siguen
sin comprender la sequedad
de este tiempo.
Este tiempo seco donde las
lágrimas no llegan,
tiempo escondido entre
sombras y luces donde
las luciérnagas huyen
tras ser testigo de tantas
violetas muertas.
¿Cómo decirte que te quiero
pues el querer que tengo es
la razón de toda existencia?
Caminos azules cavan las tumbas
del ayer viendo como el presente
agoniza embriagado por tu
malquerer.
Tus manos ya no tocan
mi pecho, este pecho
que llora tu muerte,
este pecho que llora
por su muerte porque 
tus manos  cortaron
de raíz nuestro tiempo.
Vestida de sombra
cada amanecer camino
sentada esperando
tu regreso.
Camino sentada mientras
duermo pisando cada
desgarradora herida.
Condenada a verte en
tristes sueños que mastican
lo que soñé un día
es condenada la vida
a vivir sin el regreso
y perdida me encuentro
en una ciudad de grandes
esqueletos.
En una ciudad moribunda,
en una ciudad de huecas miradas
que no saben o no quieren amar
cuando es el amor el único
camino hacia la felicidad.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario