domingo, 26 de agosto de 2012

¿Cómo decir
adiós si es
el mismo adiós
quien no se
quiere despedir?
¿Cómo decir adiós
bajo esta Luna
que me baña con
sus lágrimas?
Aquella Luna
solitaria y desnuda,
aquella Luna iluminada
aquella que besó 
nuestras pieles
cubiertas de heridas.
¿Cómo decir adiós
si es el amor quien
te habla?
Y es el corazón
quien muere en la
distancia como soldado
abatido en campo de
batalla.
Entre sombras amo el
eco de aquel silencio
esférico que nos
besaba.
No estás y no estoy,
he dejado de ser
convirtiéndome
en lapidada
lágrima.
Hoy el adiós con
su corbata trata
de enterrar este
cielo y yo sigo
aquí sentada
soñando su
regreso.
Hoy el adiós
desgarra esta
tierra adormecida
mientras mi cuerpo
muere sin sueños.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario