lunes, 27 de agosto de 2012

 
 
Suspendida voz
en las entrañas,
entrañas penetradas
por frías manos
metálicas.
Suspendida voz
entre veloz tiempo
y estática mirada.
Cuando su voz era
mi voz y sus latidos
mi sonrisa en ese
instante todo tuvo
sentido  y hoy
todo aquello es
difuminado por
temblorosa voz.
Voz apagada con
tanto miedo,
voz quebrada,
voz azul atada
a un camino
perdido, pues
donde desea
estar no es bien
recibida.
Y la voz le dijo
a la voz que callara,
que no dijera ni una
palabra.
Voces separadas
por puertas bien
cerradas.
Y al otro lado del
camino grita la voz
en un desesperado
intento por recuperar
su palabra.
Aquella palabra enamorada
donde cada latido vivía
intensamente y el
camino de  nuevo
era hogar, refugio,
esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario