domingo, 9 de diciembre de 2012

http://youtu.be/jyrawwOwdH4
Nací para luego
morir en un
amor.
Ese amor puro,
resbaladizo,
lleno de miedos.
Y desde la muerte
son escritos amargos
versos nacidos
del último grito
herido.
Nací para luego
morir en una boca
que olvidó la pureza
de mi nombre.
Y es este nombre
difuminado y lapidado
el que abandonó
el sueño por el silencio.
Caen las hojas sobre
inestable suelo,
aquel suelo donde
pisaba con firmeza
ese amor llamado
"verdadero".
Sentada sobre la muerte
del corazón espero,
busco, te miro,
no te encuentro
y es el tiempo quien
llora por mí, por cada
sueño desgarrado que
abandonaste para seguir
ese camino solitario.
Y duele, sigue doliendo
este amor enquistado,
este amor encerrado,
esta mirada derrotada
que sigue esperando
el beso de tus manos.
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario