martes, 22 de enero de 2013

 
Viento que lamiendo
desnutrida herida
muerde con dureza
quebrada piel.
Viento que lamiendo
desnutrida herida
convierte el anochecer
en frío beso de despedida.
¿Cuántas nuevas despedidas
serán necesarias para
que el punto exacto
entre la tristeza y la
sonrisa sea encontrado?
Viento que lamiendo
desnutrida herida
camina sobre pálida
piel envejecida
masticando desgarrados
sueños estáticos. 
Corazón autolesionado,
mutilado por la razón
de una sinrazón
de un egoísmo.
Viento que lamiendo
desnutrida herida
se jacta de un corazón
desterrado.
Soledad finita en la
infinidad de un
segundo que no muere.
Y tú, pequeño
Egoísmo deshabitado
que siembra flores
en arenas movedizas.
Y tú, pequeño Viento
frío fuiste convertido
en lejanía.
Punzante distancia
que grita entre ecos
melancólicos su
nombre.
Distancia punzante
que domina con
miedo el dolor
de una muerte
agónica en esta
noche en el que
fuiste convertido
en un nuevo olvido.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario