viernes, 22 de marzo de 2013



Decía"te amo"
como si de un
 hola perdido
viajara entre
el corazón
y sus temblorosas
manos.
Decía "te amo"
a un "algo"
suspendido en
un "nadie lejano".
Un nadie sin
rostro,
sin nombre,
sin mente ni
cuerpo.
Decía tantas
veces enamorada
del amor "te amo"
que perdida en esta
pequeña ciudad
de grandes engaños
cosía cada vacio
bajo su sombra
mientras esperaba
la llegada de nuevas
lágrimas.
Ni llegaban las lágrimas
ni llegaba la calma,
tan solo confundidas
palabras que masticaban
melancólicas notas
de autoengaño.
Decía "te amo"
al aire, a ese mismo
aire que les envolvió
cada día durante
tantos años
esperando así
que el recuerdo
olvidara cada
recuerdo clavado
en un pecho abierto
y ensangrentado.
Qué duro es olvidar
pero más duro es amar
y ser cruelmente
olvidado cuando
tu esencia ha sido
abandonada ante
los pies que te pisaron
hasta asfixiarte en
tus propios "te amo".


No hay comentarios:

Publicar un comentario