domingo, 10 de marzo de 2013

 
Caen finos segundos
sobre rotas horas,
te pienso como
aquel triste
recuerdo clavado
en el mismo centro
de aquella tierra
que nos vio separar
el cielo con cada
beso que en la
distancia era
mantenido
por pena.
Caen finos segundos
sobre movediza
arena, aquella
misma arena que
tragó con cruel
masticar tantos
sentimientos como
palabras habitaron
en nuestras bocas.
Nada, de nuevo
un sencillo "nada"
en los bolsillos
y mil contradicciones
en la mirada.
Caen finos segundos
sobre unas manos
que tiempo
atrás escribían
ciegamente y
de manera tan
enamorada que
son las horas muertas
quienes señalan el final
de ese eco lejano atrapado
en la memoria como si
aún estuvieras abrazado
a mí.
Caen las horas sobre
segundos, milésimas,
sobre un desnudo cuerpo
encerrado en ese instante
en el que todo fue
convertido en un
vacio inhabitable.
-Destierro-
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario