viernes, 7 de junio de 2013



-Enredada en
desconocida
boca.-
Juego a enredarme
en sonriente comisura
 mientras una
tímida luz penetra
mi cuerpo.
Jugamos como
niños al eterno
juego de preguntas,
preguntas que en
silencio hacen
girar el tiempo.
Bailan los segundos
rozando cada palpitante
músculo,
bailan los minutos
mientras los sueños
siguen soñando
con ese paraíso
perfecto.
Curiosidad, misterio,
giran graciosamente
las horas esperando
ver de nuevo ese
rayo que logró
despertar por
un momento
la necesidad
de sonreir.
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario