domingo, 30 de junio de 2013


http://www.youtube.com/watch?v=HJifiS3jh6M

Encogida la
boca, rota
la lengua.
Es soportado
todavía el
peso de insonoras
palabras aferradas
a la garganta.
Muerden las palabras
mis dientes, muerden
las palabras que quedan
en mis dedos.
Bailan en la cuerda
floja las vocales,
baila el aire golpeando
melancólicamente
esta noche de verano.
Y ahora tan solo
queda terminar
de escribir el
último epitafio.
Tan solo queda
vestir de asfalto
las heridas y
cubrir de primavera
esta soledad.
El alba clavó
en mí esa última
lágrima guardada
en la recámara,
este alba durmió
la poca luz que
aún quedaba
arrancando
con rabia mi
piel.
Entre  agonizantes
horas  anestesiadas
Madrid se ha
convertido en un
complejo turístico
de nichos vacíos
publicitados y vendidos
con mentiras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario