lunes, 3 de junio de 2013

 
 
Juego en la distancia
a ser aquello que
veo en tu triste
mirada.
Recojo trozos de
felicidad, aquellos
pequeños retales
que aún coservo
por si este sueño
se hace realidad.
¿Qué dice tu silencio?
¿Qué palabras son
escritas en tus ojos
cuando tus manos
me saludan?
Misterio.
Juego en la distancia
imaginando que puede
que llegue ese momento
donde deje de ser yo
para ser convertida
en tu refugio.
En ese oasis perfecto
que tras tantas caídas
has ideado en tu
universo.
Nutrida de platónico
amor la respiración
acelera el pecho
cuando tu sonrisa
se convierte en ese
cielo que acaricia
mi soledad.
Soledad que camina
por mí mientras
te espero.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario