viernes, 28 de junio de 2013


Murió la noche
en cuanto las bocas
se besaron.
Ella  se difuminó
en la oscuridad
huyendo de la
realidad.
Huyó deseando
convertirse
en lejanía.
Aceleró sus
pasos dejando
el corazón
en esas manos.
Ella murió
reviviendo
todo lo deseado.
Soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario