martes, 20 de agosto de 2013

 
Sentimientos.
Tema prostituido
por tantos corazones
como mentiras hay
en las bocas que
caramelizan cada
instante para
llevarte a su lecho.
Sentimientos, ese
complejo paralelo
de inexactitud
y palabras
sin sentido.
¿Qué ocurre si
la pureza se abraza
a ese sentimiento
y tu pecho es golpeado
hasta que un bello e intenso
dolor  te dice que
ese puro sentimiento
posee un  nombre?
Sentimiento y nombre
combinación perfecta
hacia la felicidad.
Cuando crees tener
medio camino hecho,
cuando crees que ya
está, que tras tantas
derrotas obtuviste un
premio por cada lágrima
malgastada o vertida
anónimamente,
cuando sientes que
todo encaja, algo
se rompe frente
a ti encerrándote
de nuevo en esa
caja de muñecas
donde durante
largos días
y eternas noches
lloraste porque
nadie te quería.
Cuando todo parece
encajar nacen grietas
y ahí te quedas,
en el temido vacío
que tanto duele
y que tanto detestas.
Ahí te sientas mirando
ese techo que tanto
limitó los gritos secos
al alba cuando él
no aparecía y tú
esperabas.
Pensé, que creí, qué,
sigues esperándole
y esperarás hasta
obtener una respuesta
aunque los ojos hablen
por esa boca que
calla y calla
apuñalándote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario