sábado, 31 de agosto de 2013

http://www.youtube.com/watch?v=hXe1jpHPnUs

Menguado corazón
oculto bajo un
paladar cerrado.
Menguan los días
prolongando
noches solitarias
clavadas en las
palmas de cada
mano que dejaron
de tocar el cielo.
Mengua temblorosa
lengua tras besos
difuminados en una
ciudad que de nuevo
es absorbida por
extraña tristeza.
Mengua el tiempo
en porvenir de
una larga espera.
Aquella espera eterna
cuyo principio supone
un nuevo final.
El final de aquellos
días de verano donde
la felicidad tuvo propia
identidad.
Anonimato.
Los segundos se bañan
a lametazos, contra aquella
roca que olvida pero que
no perdona.
Aquella firme roca que
olvida ese nombre sin
perdonar las debilidades
de un nimio instante.
Anclado pensamiento
en aquel presente vestido
de pasado.
Anclado movimiento
en el que camina sentada
esperando que le devuelvan
las horas perdidas,
esperando que el pasado
le devuelva ese presente
anhelado.
Mientras camina sentada
sobre un tiempo que no
desea avanzar, los días
se quitan las sedas
cubriendo su cuerpo
con nuevas heridas que
son capaces de ocultar
antiguas cicatrices.
Mientras camina sentada
escribe de nuevo sobre
aquella fina arena
de los sueños que
el amor es el único
camino hacia la felicidad
pese a los errores cometidos.
Escribe que el amor si es
puro es capaz de curar
cada rostro, cada cuerpo,
cada fatiga o desilusión.
Mientras camina sentada
lucha contra cada golpe,
contra cada caída esperando
que la Luna sea capaz
de paliar su dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario