lunes, 18 de noviembre de 2013


Cuando empiezas
de nuevo a caminar
por la vida y no es
la vida quien camina
por ti.
Cuando empiezas de nuevo
a sentir la vida y no 
aquella antigua muerte
que sostenía tus ojos
como preludio de 
fatídica agonía.
Cuando sientes que 
tu corazón está en
ese corazón y no
entre cipreses
que te ahogaban
en manos de un 
sicario.
Es en ese preciso
instante cuando te
vistes de amor.
Abandonas las
eternas sonrisas
que pintaste sobre
tu boca.

Abandonas la tristeza
para abandonarte en esas
manos que no te cansas
de besar.
Es ahí, donde decides
estar, dejas de lado
el constante rompecabezas
que tanto rompía tu cabeza.
Y con tan solo un simple 
beso notas como tu corazón
es reconstruido, 
no quedan grietas, ni 
sombras, sus besos
asustaron aquellos 
fantasmas que te 
acosaban hasta debilitar 
tu edad.
Es en ese preciso y dulce
instante donde quieres estar
pues por fin lograste amar
y ser amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario