viernes, 27 de diciembre de 2013

"Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una." Voltaire
 
Caído rostro
comido por
deshabitada
tierra.
Caído rostro
en los días
donde la lluvia
reaparece
bañando todo
con melancolía.
Caído rostro en
el que late el
miedo a su propia
caída mientras
se precipita
contra las
piedras que
él mismo pone
alrededor
de idílico
camino.
Ceniza en las
pupilas,
plomo en la
boca mientras
todos hablan
y hablan y nadie
hace nada.
Sobre pobres arquitecturas
se sostiene la vida,
sobre esqueletos
perdidos las
intrahistorias
muerden el futuro
tras asesinar
un presente fatídico.
Miedo, pánico
avergonzado en
la raíz de la raíz
cuando su ausencia
es pintada con besos
en cada pared.
Miedo que come
del pánico que las
entrañas sienten
hoy.
Sobre esqueletos
que hablan más que
piensan la vida
tropieza dándose
cuenta que
 el amor es el único
camino hacia la
felicidad.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada