miércoles, 8 de enero de 2014


Entre retales
trazados con 
la misma sangre.
Entre días en los 
que pensándote
te siento.
Entre segundos
bañados de amor
intenso.
Somos cuanto deseamos,
somos cuanto suspiramos,
somos amor puro 
refugiado en aquellos
besos que nos dimos,
somos perfecto amor
enamorado que besa
cada instante nuestros 
labios.
Entre retales enmudecidos
la historia sigue siendo 
escrita mientras nuestro
intenso latir sueña
despierto.
Sueña que en silencio
los cuerpos son bañados
con el más bello deseo,
con el deseo de los 
amantes que hoy 
pese a dormir separados
imaginan ese perfecto
momento del reencuentro.
Ese reencuentro de miradas
calladas vestidas con el 
más profundo sentimiento,
con la delicadeza exacta
del que ama siendo amado,
con la paz que uno siente
al besar los labios de 
quien ama, admira y 
sueña.
Hoy en la distancia eres
pensado de la manera más
dulce del pensar.
Hoy la mirada vestida 
sin miedos, vestida 
de amor te siente mientras
duermes, mientras respiras, 
mientras te conviertes
en refugio, hogar, 
perfecto universo
donde habitar.
Amor, amor, amor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada