miércoles, 15 de enero de 2014

Respiración
estática.
Cristalizada
y punzante 
respiración
aferrada con
fuertes garras
al amor.
Respiración
que hoy dejó
su hábitat.
Respiración
encerrada ,
callada,
ahogada.
Respiración
sobre respiración
inyectada en cada
lágrima desgranada.
Respiración cuyo
arrebatado sueño
quemó Madrid.
¿Palabras bonitas
escritas sobre una
eterna sonrisa?
Hoy no hay palabras
bonitas y sonrientes,
hoy lo bonito queda
bajo la cama y la
sonrisa se desvanece
mientras el amanecer
roba las horas de
sueño de aquella
que caminaba sentada
sobre la tierra que
la vio nacer.
Hoy ni la respiración,
ni las palabras ni
la sonrisa son
capaces de cerrar
los miedos que
viven en las heridas.
Mañana será
otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada